Historia de la Parroquia

 

La Parroquia empezó a construirse antes del 1820. Hasta ese momento y durante 91 años Zamoranos pertenecía a la demarcación de Fuente Tójar, junto con Castil de Campos, El Cañuelo, Campo Nubes y Cubertilla.

En el año 1689 se construyo la primera Ermita en Fuente Tójar, erigiéndose en la villa religiosa de toda la comarca, esta Ermita estuvo servida por varios capellanes, que residían en Priego y que venían solamente los domingos y fiestas de precepto.

En cuanto a los sacramentos de bautismo, matrimonio y sepultura eclesiástica, eran realizados en Priego. En ese momento Zamoranos tenia 73 habitantes. Estos oían misa dominical en Fuente Tójar, así como también las otras aldeas ya nombradas. Todos los sacramentos había que recibirlos en Priego, esto suponía un gran trastorno para estos vecinos ya que en esta época las vías de comunicación eran casi nulas y solo existían veredas o caminos reales o vecinales, teniendo que atravesar incluso el río con gran caudal entonces, especialmente en invierno, las cosas se complicaban. Las bodas, bautizos y comuniones podían programarse para realizarlas en tiempo no de lluvia ni de frío, los entierros no era así, el cadáver se trasladaba en un carro o amarrándolo a lomos de un mulo durante el tiempo que duraba la travesía, que en esas condiciones era larga.

En el año 1778 se dan poderes para que la Iglesia de Fuente Tojar pueda enterrar a sus muertos, bautizar y efectuar casamientos.

El primer bautizo fue el día 25 de febrero de 1779 a un vecino de Zamoranos que habiendo nacido el día 24 de febrero fue bautizado el 25, y que se le puso de nombre Matías de San Antonio. Hijo de Cristóbal Roldán, natural de Luque y de María Antonia González, natural de Priego y residentes en Zamoranos. Los padrinos fueron José Matías de Siles e Isabel Juana Ruiz-Aragonés de Zamoranos.

En el año 1800 se comenzó a construir la Iglesia de Zamoranos, dedicada a Ntra. Sra. Del Carmen. En 1820, en julio, se celebro el primer entierro y en agosto el primer bautizo. estando sin acabar de enlucir y el pavimento sin enladrillar. Las obras no finalizaron hasta 1867. Un tiempo después la Vizcondesa de Termes la mando terminar y restaurar, colocando el retablo del altar mayor, adornado con columnas de orden dórico, de yeso pintado y con una buena imagen de vestir de Nuestra Señora del Carmen en su camarín .

En  los años 1960-61 se añadieron dos naves cruzadas que ampliaron casi al doble su capacidad. Hecha con la colaboración y esfuerzo del pueblo.

Parroquia Ntra. Sra. del Carmen de Zamoranos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *